Diabetes en el embarazo, cuidados.

La mujer cuando sale embarazada, debe tener en cuenta que debe mantener un cuidado durante todo su periodo de gestación, que ya no podrá hacer las mismas cosas con el mismo grado de desempeño porque podría poner en riesgo tanto su vida como la de su bebé.

Cuando una mujer padece de diabetes gestacional los cuidados son más rigurosos que los de una embarazada normal, debido a que cualquier alteración podría causarle cambios drásticos en su nivel de glucosa, afectando su embarazo.

Recordemos que la diabetes gestacional es un tipo de diabetes temporal, y que es un tipo de los problemas de salud mas frecuentes en las mujeres embarazadas; se dice que esta puede afectar entre el 5 o 7 % de las mujeres en estado. La manera en que afecta esta enfermedad temporal al bebé es que por medio de la placenta el absorbe todos los nutrientes y alimentos que come la madre y de ahí pasan por medio de su cordón umbilical, incluyendo el exceso de glucosa en sangre que esta puede presentar debido a que su páncreas no funciona como debe ser, por la invasión de hormonas que produce el embarazo.

Una mujer con diabetes gestacional debe hacerse exámenes periódicos para controlar su nivel de glucosa, y así pueda llevar un embarazo normal y tranquilo. No obstante es necesario que antes de salir en estado se realice los chequeos correspondientes para saber si puede o no sufrir de diabetes gestacional, y tomar las previsiones posibles.

Los síntomas mas frecuentes en una mujer embarazada que tenga diabetes gestacional y no lo sepa es , resequedad en la boca, hormigueo en los pies, hinchazón en las piernas ( retención de liquido), mucha sed, fatiga, y cansancio. Si presentas estos síntomas es necesario que acudas a tu medico para ponerte en control.

Los cuidados que se debe tener durante el embarazo presentando diabetes gestacional son fáciles de seguir, recuerda que debes de pensar en la salud de tu hijo, y en la tuya propia.

Primero que todo se debe mantener una dieta balanceada, moderada en grasa y proteínas.

Suministrar niveles controlados de carbohidratos, a través de alimentos que incluyan frutas y verduras.
Añadir porciones de carbohidratos complejos como el pan, cereales, pasta y arroz.

Disminuir la ingesta de alimentos ricos en azucares ; como las bebidas gaseosas, los jugos pasteurizados y los pasteles.

El medico de seguro le recomendara que debe comer entre comidas, es decir por cada una de las tres comidas, una merienda, y evitar saltarse los horarios de las mismas.

Mantén la cantidad de tus comidas tal cual te lo recomienda tu nutricionista.

Evita los enlatados y comidas congeladas, es mas alimenticio y nutritivo, aquellas frutas y verduras frescas.

Añade a tu dieta porciones de yogurt y leche bajos en grasas o descremados, evita los que vienen con edulcorantes o azúcar añadida.

Debes ser moderada con el uso y consumo de los aceites y mantequillas, no se te prohíbe que los dejes de consumir, solo que reduzcas mas las porciones que comes.

Realiza ejercicios que no pongan en riesgo tu embarazo, esto ayuda también a mantener en raya a la glucosa en sangre.  





Angi Lobo
Yo tengo que agradecer que durante mi embarazo, mi familia siempre me apoyo muchísimo, especialmente mi marido. Cuando me enteré que tenía embarazo con diabetes gestacional de verdad me asusté muchísimo, pero mi esposo siempre estuvo allí para calmarme y darme muchos ánimos.
Me puse a hacer una dieta muy estricta para no hacerle daño a mi bebé y a pesar de todo, mi esposo para apoyarme comía exactamente lo mismo que yo y así no me viera yo tentada para comer lo mismo que él.
También me hacía unos masajes en los pies y piernas cuando me daban esos hormigueos todos locos.
Tenemos una niña hermosa y gordita y estoy mi agradecida con mi esposo que tanto me ayudó y apoyó con todo…
Ninoska Cedeño
También tuve un embarazo con diabetes gestacional. A mí no me dio sed, menos mal porque quienes si la tuvieron me decian que era desesperante.
En cambio me dio mucho sueño, dormía y seguía con sueño, era una pesadez extraña. Antes era muy activa, hacía mucho ejercicio, pero después del embarazo, siento que me volví perezosa, claro además que ya casi no tengo tiempo debido a que tengo que atender a mi niña.
Pero si, el agotamiento que sentía durante en el embarazo era muy fuerte. Tengo una amiga que me echaba mucha broma y me decía que seguramente me podía quedar dormida hasta en el asta de una bandera
Angela Petrelli
Amo y adoro a mi niño pero de verdad el embarazo fue demasiado tortuoso. Y esto me paso porque efectivamente me dio diabetes gestacional. Fue terrible…
Siempre me sentía cansada y los pies no los aguantaba, me tenía que dar como golpecitos en ellos para que se me pasara esa molestia, sentía como si se dormían o como hormigueo, era de verdad una sensación muy extraña.
Por otro lado, nunca entendí porque me daba tanta sed, siempre he tomado mucha agua, pero con el embarazo tenía una necesidad constante de tomar agua. Creo que me tomaba una piscina entera y todavía iba a tener sed…. No de verdad fue horrible.