Los diabéticos pueden tomar café.





El café es una de las bebidas mas aclamadas en todo el mundo, no importa de que país venga, siempre será adorado en cada rincón de cualquier país; sin embargo quienes lo toman se vuelven adictos a el, debido a su contenido de cafeína.

 Según estudios realizados por la universidad de Ámsterdam, dicen que el café reduce la resistencia a la insulina.

 Cabe destacar que los diabéticos en su metabolismo tienen el problema de que el páncreas no les funciona bien , o sea no les produce la insulina suficiente si es el caso de la diabetes tipo 1, o produce un exceso de insulina que el cuerpo rechaza causando resistencia a la misma, que ocurre en diabéticos tipo 2.

 Volviendo al tema del estudio de Ámsterdam, en el cual afirma que el café ayuda a que haya menos resistencia a la insulina, creando más sensibilidad a la insulina, haciendo que el cuerpo produzca menos insulina y ayudando a adelgazar al paciente y por ende a controlar la diabetes.

 Pero otros estudios arrojan que el café por tener cafeína, sustancia que también se utiliza en la creación de bebidas gaseosas, energizantes y algunos alimentos, puede producir que los niveles de glucosa se disparen, ya que la cafeína activa los efectos de las hormonas adrenalina y glucagon, las cuales son las encargadas de sacar del hígado la glucosa almacenada causando un nivel adicional de glucosa en sangre.

 Esa glucosa del cual a salido del hígado, como queda rezagada con el tiempo y debido a su acumulación, se va convirtiendo en grasa, y de ahí viene la parte de la obesidad en los pacientes tipo 2.

 Estos dos estudios chocan entre si, pero esto tiene que ver mas que todo al tipo de metabolismo que posea la persona, tal vez a algunos con un metabolismo activo y que de por si produce un nivel de insulina suficiente, no necesita la ingesta de café, porque lo que lograría es exceder su nivel de insulina lo cual se le convertirá en grasa si no la quema con ejercicios; mientras que una persona con un metabolismo mas relajado si puede necesitar tomar café, porque su cuerpo no produce la insulina suficiente.

 Ahora podemos observar que no todos somos iguales y que mientras a unos les pueda resultar, a otros no. Por otro lado puedo señalar que una persona diabética que sufra de estrés, no puede tomar café ya que le puede ocasionar daños graves en sus riñones, hígado, vista etc.

Sin embargo aunque se encuentren opiniones encontradas, no se sabe con certeza si los diabéticos pueden o no tomar café, pero si lo hacen es mejor que lo hagan con moderación, ya que el café de por si es una bebida deliciosa, pero su abuso puede traer otras consecuencias para la salud, y la diabetes no es ningún juego, es mejor prevenir que lamentar.

Ramón Lupiano
No hay nada más relajante que tomar una buena taza de café. Realmente, me tomo mi tacita después de comer y siento mi cuerpo más tranquilo y relajado. Soy diabético y de verdad nunca he dejado de tomarme mi cafecito por la mañana y después de almorzar. Claro, no le agrego nada de azúcar.
Simplemente, en la cafetera pongo menos cantidad de café molido para que quede más suave su sabor. Pero si me queda muy fuerte, le pongo una pizca de sal, pero muy poquita eh, esto es para quitar el sabor amargo que naturalmente tiene el café.
Una vez se me pasó la mano y si sabía feo eso, demasiado salado y de verdad me dio mucha pena y lo tuve que botar, pero es que de verdad no podía tomarme eso.
Chesterfield
Yo desde la infancia padezco de diabetes y mi mamá fue demasiado rigurosa con mi dieta y desde siempre me prohibió tomar café. Sin embargo, reconozco que el aroma del que es bastante relajante y me trae muy buenos recuerdos de cuando mi abuelo lo tomaba.
Claro después de grande tomé café, pero he tomado muy tomado muy poco. No puedo evitar que cada vez que agarro una taza, la conciencia se me revuelve y siempre aparece mi mamá en ella. Creo que tengo un trauma con eso, pero sé que mi mamá lo hacía por mi bienestar y se lo agradezco mucho por eso y muchas cosas más :)
Hate cofeeeeeeeeeeee
A mi nunca me gusto, es demasiado amargo y de verdad que no lo tolero no entiendo como la gente lo toma y lo tome lo sigue tomando a mí me repugna. También sufro de diabetes y la verdad no sé si el café me hace bien o me hace mal pero siempre me gusto su olor. Muchas de mis amistades y siempre me dicen para ir a tomar un café y ya me conoce y me siguen insistiendo en decir a pesar que miles de veces le digo que no me gusta, se que lo hacen en juego pero bueno así son las amigas para la buena, para las malas y para siempre echarte de broma.