La diabetes y la vista

A diario vemos como mas y mas jóvenes van a las consultas medicas, porque tienen diabetes, y lo más lamentable es que ya esta enfermedad no solo se presenta en niños o en ancianos sino a cualquier edad, lo cual es muy triste.

Este tipo de diabetes que vemos es la diabetes tipo 2, lo cual se convierte en una diabetes adquirida, debido a la mala alimentación, el sedentarismo y otros factores ambientales que van perjudicando la salud de la persona.

 Es necesario entonces que si tienes diabetes, o si conoces a alguien cercano a ti que presente este cuadro de salud, que trate por lo mínimo de hacerse un chequeo en el oftalmólogo 1 vez al año, ya que podrás descartar cualquier alteración en tu vista, producida por la misma diabetes, y la cual se conoce como retinopatía diabética.

Según estudios arrojan que en lo que va de año muchos son los pacientes laboralmente activos que ya están padeciendo de ceguera, con tan solo 30 años de edad, producto de la misma diabetes, es por ello el llamado a conciencia a todos los que la padecen , porque lamentablemente este tipo de ceguera es irreversible; sin embargo yendo a hacerse el chequeo, se puede prevenir.

La retinopatía diabética es la complicación ocular producida por la diabetes, causada principalmente por el deterioro de los vasos sanguíneos.

Se estima que mas del 50% de los diabéticos que ya tienen más de 10 años de haber sido diagnosticados, a la larga presentan un grado de retinopatía diabética. Recordemos que esta complicación no presenta ningún síntoma al inicio de su aparición y que puede afectar ambos ojos de forma asimétrica.

 La retinopatía diabética causa discapacidad visual debido a las siguientes condiciones: Edema macular Isquemia macular Hemorragia vítrea Desprendimiento de la retina Glaucoma neovascular

En general una de las causas para que esto se genere dañando la vista es la hiperglucemia crónica asociada a complicaciones micro y macro vasculares, y que a su vez va a causar más complicaciones como: ceguera por retinopatía, insuficiencia renal, y amputación de los miembros inferiores.

 En pocas palabras la hiperglucemia es la que va dando pie a todas estas anomalías que ya he nombrado, teniendo como inicio el problema que tiene el diabético con la vista, lo cual resulta peligroso para el paciente porque puede quedar ciego de por vida.

La retinopatía se divide en:

 La retinopatía no proliferativa; esta ocurre cuando la diabetes o alto contenido de azúcar en la sangre, daña los vasos pequeños sanguíneos de la retina, y estos comienzan a perder fluido y sangre, con lo cual la retina se va engrosando e hinchando, y esta con el tiempo va afectando la visión volviéndola borrosa.

La retinopatía proliferativa; esta sucede cuando comienzan a crecer vasos sanguíneos nuevos muy delgados y se salen de la retina, traspasando el humor vítreo, provocando sangrado y formación de cicatrices, y contracción del vítreo lo que a su vez puede ocasionar desprendimiento de la retina. Esta clase de retinopatía, puede causar graves daños en la visión de la persona, dejándola ciega, lo cual se recomienda atender estos casos de inmediato.

Sin embargo es importante mencionar que el paciente al realizarse su chequeo en la vista no se encuentre en la etapa de retinopatía proliferativa; sino que este en la no retinopatía diabética o en retinopatía no proliferativa; ya que en estos dos aun el paciente puede tener solución reversible a esta complicación.