Insulina para diabéticos

La insulina es una hormona segregada por el páncreas, esta es una proteína pequeña con un peso molecular de 5808 y constituida por dos cadenas de polipéptidos.

Cuando la persona es diagnosticada con diabetes, esta puede o no puede necesitar de insulina, ya que si es diagnosticado como insulino dependiente va a requerir inyectarse con insulina por el resto de su vida, en cambio si es diagnosticado como diabético insulino resistente es que padece de la diabetes tipo 2, que no requiere insulina por los momentos.

Existen varios tipos de insulina para esta condición, pero antes es necesario tener claro el manejo de cada una de ellas.

Para el manejo terapéutico de las clases de insulina, es indispensable conocer su vía de administración, inicio y duración de acción, dosificación, medición precisa de unidades y reconocer su efecto indeseado hipoglicemeante en forma precoz. Es por ello que debe consultar previamente a su medico para que le indique como debe suministrarse las dosis de insulina.

Los tipos de insulina se clasifican en:

Las insulinas de acción corta o rápida: son soluciones de insulina de zinc cristalina, disueltas en un amortiguador de pH neutro, tienen inicio de acción rápida y de corta duración, se administran por cualquier vía parental.

Las insulinas de acción intermedia: se disuelven de manera gradual, y así la duración de la acción es más prolongada. Las que más se usan son la insulina Hagedorn de Protamina Neutra y la insulina lenta (suspensión de zinc insulina)

La insulina lenta: es una mezcla de insulina cristalizada ( ultralenta) y amorfa ( semilenta) en un amortiguador se acetato, lo que disminuye la solubilidad de la insulina.

Cabe destacar que desde el descubrimiento de la insulina por Banting y Best en 1922, la insulina utilizada para tratamiento  procedía del páncreas de animales ( cerdos y vacunos), que producían reacciones inmunitarias alérgicas limitando su uso, hasta que en 1970 Dan Nathans y Hamilton Smith descubren las propiedades de las endonucleasas de restricción, lo cual permitió que ya no se usaran mas las provenientes de animales.

De allí nacen lo que conocemos como insulina análoga; el primer análogo de la insulina humana obtenido por la tecnología del ADN recombinante fue lispro (lisina-prolina), invirtiendo la secuencia de los aminoácidos 28 y 29, con lo cual su absorción y comienzo de acción son mas rapidos y duración mas corta, en comparación con la insulina regular.

Luego se sintetizo Aspar ( acido aspartico), mediante el reemplazo de la prolina en la secuencia 28. Este tipo de insulina es similar a Lispro.

A continuación se aprobó en los EEUU y Europa un análogo de la insulina humana de acción prolongada glargina ( glicina- arginina), mediando dos modificaciones de la insulina humana.

Tipos de insulinas humanas:


  • Humalog: De acción rápida y corta duración.
  • Humulin R: de Acción Rápida
  • Humulin N: Acción intermedia
  • Humulin L: Acción intermedia con inicio lento y duración mas prolongada
  • Humulin 70/30: acción intermedia.
  • Insuman R: Acción rápida
  • Insuman N: Acción prolongada
  • Lantus; Acción prolongada