Pie Diabético.






Cuando una persona tiene Diabetes, con una cifra elevada de glucosa en la sangre (azúcar), comienza a sufrir de ciertas alteraciones en el organismo; ya que esta azúcar se va esparciendo por todo el torrente sanguíneo y va dañando los vasos sanguíneos, en especial los más delgados.

 Esta complicación se va expandiendo obstruyendo las arterias que van desde el esófago, luego por los riñones y mas atrás los miembros inferiores.

El pie diabético viene a ser una complicación de la Diabetes Mellitus, ya que una vez que se va dañando todo el sistema arterial, va pasando menos cantidad de sangre, provocando en el pie neuropatía diabética y disminución de la perfusión de la sangre a las partes distales en este caso a los dedos, engrosamiento de las arterias, lo cual al hincharse tienden a taparse y es por ello que los dedos se ponen negros, muchos de
ellos se momifican y se caen, otros hay que amputarlos debido a ciertas infecciones severas que los afectan.

La amputación de un miembro se debe mas que todo porque el sistema inmunológico en esa parte no puede combatir las infecciones, por el mismo problema que no pasa la circulación, es por ello que la mayoría de estas intervenciones quirúrgicas van desde un dedo hasta la pierna si ya esta muy dañada.

 La persona con pie diabético, va perdiendo poco a poco la sensibilidad debido a que no le llega la circulación de la sangre, se le dañan los nervios y las terminaciones nerviosas pierden la sensibilidad; un paciente con pie diabético puede caminar y pisar un clavo y no siente nada de dolor.

Uno de los principales síntomas del pie diabético es como ya mencione la falta de sensibilidad, la pesadez en los pies, que es cuando no pueden coordinar el caminar y se les dificulta hacerlo con motricidad, es por esto que caminan tambaleando; ardor intenso en la parte de los dedos.

Debido a todas estas causas es de suma importancia que el paciente se cuide mucho sus pies, de la siguiente manera:

Mantener las uñas cortas y limpias, se recomienda que lo haga un especialista, es decir un Podólogo.

 Debe usar un zapato cerrado, cómodo, que no tenga ningún tipo de costuras por dentro.

 Mantener los pies hidratados, con cremas.

 Usar medias.

 Tratar de evitar que les salga callosidades en los pies, en dado caso que estas aparezcan debe asistir inmediatamente al podólogo. 

Cuando ocurren heridas en el pie, muchas veces tardan meses en curarse, o tal vez nunca, esto sucede porque mientras no se le de un tratamiento para disminuir los niveles de sangre no se puede hablar de un mejoramiento en el pie; ahora si se logra llevar el nivel de glucosa a una normalidad, allí si la recuperación puede avanzar rápidamente.

 Para los pacientes que padecen esta alteración, es recomendable que mantengan una dieta lo mas sana posible, hacer ejercicios para que la circulación se mantenga fluida, y tomarse los medicamentos que les receta su medico de cabecera.